Teatro de San Martin

(segun un teatro aleman para segunda clase)

Das Stück kann bis zur 4. Klasse gut gespielt werden.
Vera Hoffmann



Papeles:
Vientos
Caballeros
Martín
Damas
Duque
Duquesa
Mendigo
Angel(es)



Vientos: (corren alrededor de todos)
Huhu, huhu,
i somos los vientos !
i barremos campos y bosques,
corremos veloces,
soplamos frios y feroces!


Caballero 1:
Venga, venga caballeros !
El fuerte viento aprieta,
vayámonos de la fiesta.


Caballero 2:
Claro, claro, pero de prisa !


Martin:
De este frio de espanto
me protegerá mi cálido manto.


Damas:
Acompañen a las damas, caballeros,
que nos protejan, - eso queremos.


Caballero 1:
Señor duque, mire a ese granuja
que allí por la calle deambula.


Caballero 2:
Vaya,
nos hemos de cuidar,
seguro nos va a robar.


Dama:
Deberían prohibir esto,
tan feo y repugnante aspecto


Duque:
Gandul, levantate !
De delante quitate !
No sabes trabajar ?
De criado podrias probar !


Mendigo:
Misericordia, señor.
Soy muy viejo
y enfermo estoy.
Me duelen los huesos,
Están rígidos del frío.
Ya no me puedo mover.
Dios le bendecirá
que nunca en el cielo olvida
un acto de bondad.


Duquesa:
Vamos caballeros
dejemos ya al pordiosero.


Mendigo:
Estoy tan débil y fatigado,
mis fuerzas yo he agotado.
Sufrimiento y frío son mi destino.
Una pequeña limosna les pido.


Duque:
Venga, caballeros, ahora
seguir quiere la señora.
Este maldito mendigo
aunque tenga frío
no tiene que hacer mas lío,
podría ponerse mas ropa
y comerse una sopa.


Mendigo:
La maldad del dragón
a los hombres oscurece el corazón.
No hay quien la oscuridad encienda
Y por mi compasión sienta?


Martin:
Tan grande es mi abrigo.

i Mira mi espada !
buena es para partirlo.

(parte el manto)

Te abrigo a tí
Y me abrigo a mí.


Caballero 2:
i Ay Martín, Martín !
Dime que estas haciendo
con tu abrigo estupendo.


Dama:
Es de seda y terciopelo !


Vientos:
Huhu, huhu,
¡somos los vientos !
¡barremos campos y bosques,
corremos veloces,
soplamos frios y feroces


Martin:
(mira al cielo)
Agradezco a Dios al final del día
con sus actos de alegría,
agradezco sus regalos…

(pausa… entonces toma su espada)
Mi fiel y buena espada
ahora podemos descansar.

En muchas batallas has tenido que luchar.

Hoy en la mañana
a un jabali has matado,
luego, en los juegos,
a otros espadas has ganado,
pero después de la alegre fiesta
tú has hecho lo mejor.

(pausa…)

No lo puedo olvidar
de mi mente no se puede quitar:
Adonde ha ido el pobre viejo?
Volví a mirarlo otra vez
y no lo pude ver…

(se vuelve…)
i Ahh.. que luz tan brillante del cielo !


Ángeles:
i San Martin, ten valor !

Has de saber que el mendigo
a quien has dado tu abrigo
era el Salvador mismo
era Jesuchristo.


Todos repiten en coro:
Has de saber que el mendigo
a quien has dado tu abrigo
era el Salvador mismo
era Jesuchristo.


(Tradución del aleman,
Übersetzung aus dem Deutschen, Autor unbekannt)

Kommentar
Es wurden noch keine Kommentare verfasst.
Ihr Kommentar